Novedades

Noticias y Campañas

ARTÍCULO: 20 DE AGOSTO, DÍA DEL NIÑO EN APAPACHAR

Por la Lic. Claudia Tempone

Días antes del esperado evento, cada vez que uno atravesaba la puerta de entrada al hogar un montón de pequeñitos nos rodeaban preguntando con sus agudas vocecitas: ¿Cuánto falta para el día del niño?; ¿me van a dar regalos? Otros se acercaban diciendo “yo quiero un auto”, “yo una pelota”, “yo una muñeca”…

Llegó el día tan deseado, las miradas buscando ansiosas eso que tanto habían soñado. Y sí, hubo regalos y tortas, caramelos, chupetines, chocolates y… los protagonistas fueron ellos: nos compartieron sus bailes y sus juegos.

 

La paradoja fue que aquellos que debían ser el centro de nuestra atención fueron quienes más regalos nos dieron a nosotros, los mayores. Nos regalaron dulzura, alegría, espontaneidad, ganas de vivir, frescura, amor, ternura, todo eso que tanto nos está haciendo falta.

No dejan de ser niños con su maravillosa y esperanzadora fuerza vital

Es así que nos pusimos a pensar: ¿día del niño? Todos los días deberían ser de ellos, todos los días deberían recibir nuestra atención, nuestros cuidados, nuestros mimos. Todos los días deberían contar con nosotros, con nuestras manos para sostener y levantar si hay caídas, nuestros brazos para contener y proteger, nuestros oídos para escuchar y comprender, nuestros labios para besar, todo nuestro ser y alma para apapachar. Somos nosotros quienes debemos darles el entorno seguro para poder experimentar y hacerles saber que los amamos más allá de todo y sin importar lo que hagan. Deberíamos atrevernos a compartir sus alas para volar, sus sueños e imaginación para crear mundos maravillosos.

 

Todos los días deberían ser de ellos; ellos tienen que jugar, berrinchar para irse a dormir, pedirnos “un ratito más” cuando hay que levantarse temprano, salpicarnos y empaparnos cuando se bañan, ensuciarse las manos y la cara cuando comen, darnos besos golosos y mocosos, ser Superman o la Mujer Maravilla, vivir el hoy sin preocuparse por el mañana. Los problemas más difíciles que deberían resolver son los que las maestras les ponen en sus cuadernos de tareas, las preocupaciones más importantes que deberían tener son cómo amigarse con su compañerito después de una discusión. Porque sólo así podrán desarrollarse, crecer felices y ser adultos en plenitud.

 

Festejamos el día del niño con niños, atravesados por realidades difíciles y duras pero que no dejan de ser niños con su maravillosa y esperanzadora fuerza vital. Hubo mucho amor y mucha gente que se animó a compartir. Por eso puedo decir, sin temor a equivocarme, que fue más lo que recibimos que lo poco que pudimos dar.

La Lic. Claudia Tempone es Directora del Hogar Apapachar