Novedades

Noticias y Campañas

Primer Aniversario del Hogar “Apapachar”

El primero de abril será siempre una fecha muy especial para nosotros, ya que nos hace recordar al primer día de trabajo con los niños y niñas que vivían en esta casa. Por eso, el pasado 1 de abril celebramos el primer aniversario del Hogar de Niños y Niñas de GES. ¡Una gran fiesta con voluntarios y colaboradores del hogar y de otros centros de GES!

Durante dicha celebración, Carlos Caballero, en un emotivo discurso, anunció a la nueva directora de la casa, Claudia Tempone. APAPACHAR, que es el nuevo nombre del Hogar, es una palabra de origen Náhuatl que proviene del vocablo “papachoa”. En su significado común quiere decir “dar cariño”. Sin embargo, hay un sentido más profundo. La clase culta de los aztecas le daba y que se refleja en el sentido que le dan hoy los mexicanos: “abrazar o acariciar con el ALMA”.

A continuación reproducimos el mensaje de Carlos con motivo de este primer aniversario del Hogar con los niños y toda la familia de GES:

¡HACE EXACTAMENTE 1 AÑO 13 MAESTROS ME DIERON UNA GRAN LECCIÓN SOBRE LA VIDA!

El 1 ° de abril del año 2016, a las 6,30 de la mañana, comencé a cursar una nueva carrera en mi vida. Hoy hace exactamente un año empezó mi aprendizaje. Al frente de la clase había 13 maravillosos MAESTROS, exigentes como pocos, pero con un corazón enorme, lleno de amor; misericordiosos y dispuestos a enseñarme a pesar de mi edad y mis burradas.

No puedo poner el nombre de mis MAESTROS, pero para los entendidos voy a poner sus iniciales: V y S, B, L y D, A, A y F, J y J, M, T y J, el más joven de mis maestros tenía 3 años y la más grande 10 y pese a su corta edad tenían mucha vida, muchos sueños, muchas esperanzas y también muchos dolores para compartir.
Ese primer día tuve otros compañeros de clase: Claudia, Javier, Iara, Cintia, Nazareno, Migdely, Julio, Oscar, Celia, Jairo, Isabel, Graciela, Pascuala y Mariana, algunos seguimos cursando, otros por distintos motivos se fueron, pero dejaron huellas en mi vida y en la de los MAESTROS.

“Tuve la certeza que ese día era el primer día de una Gran Lección sobre la vida”

Ese primer día de aprendizaje fue intenso, había mucho que aprender y no era cuestión de perder el tiempo. Uno a uno, los 13 MAESTROS fueron señalando cuales eran sus expectativas, qué esperaban de mí y del grupo, cómo querían que transcurriera este tiempo de clase. También abrieron sus corazones, nos mostraron cuáles eran sus temores, cuáles habían sido sus frustraciones y dolores y cómo, a pesar de tener vidas cortas llenas de dolor, ellos se constituían para mí y para el grupo como MAESTROS de la Esperanza, del Amor, de la Confianza y de la Fidelidad.

¡Hubo risas, canciones, juegos! ¡También enojos, llantos y berrinches! Al finalizar el día (cerca de las 23 hs), cuando los MAESTROS ya se habían ido a dormir y yo me disponía a regresar a mi casa, tuve la certeza que ese día era el primer día de una Gran Lección sobre la vida.

Hoy ya hace un año que comencé este camino de vida, 9 de mis MAESTROS ya se fueron a vivir el gran sueño de sus vidas, TENER UNA FAMILIA NUEVA! 4 de ellos todavía me están enseñando pero estoy seguro que pronto ellos también partirán a cumplir con su sueño.

“Esperar contra toda esperanza”

En este año se sumaron 25 nuevos MAESTROS, el más chiquito a punto de cumplir un año y la más grande tiene 14 años. Siguen siendo maestros exigentes, pero también con CORAZONES ENORMES LLENOS DE AMOR!!!!!!! Mientras esperan cumplir con sus sueños, me enseñan a no renunciar a los míos.

Con ellos aprendí el sentido que tiene la frase “esperar contra toda esperanza”. Comenzó a tener sentido el texto bíblico de San Pablo: el amor todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta, todo lo perdona, es paciente, es servicial. El amor no tiene en cuenta el mal recibido, no se alegra en la injusticia, no se irrita y no busca su propio interés. Estos MAESTROS fueron y son la muestra más clara y certera del AMOR.

Queridos MAESTROS de VIDA, hoy a un año de comenzar este aprendizaje, me comprometo ante ustedes a seguir luchando por sus sueños, a seguir aprendiendo de ustedes y con ustedes; me comprometo a luchar, con toda mi fuerza y con toda mi vida, contra toda injusticia que se quiera hacer contra ustedes; me comprometo a ser su voz cuando no sean escuchados, pero especialmente a que ustedes tengan voz. Me comprometo firmemente a seguir su ejemplo, me comprometo a amarlos siempre.

GRACIAS mis queridos MAESTROS por darme UNA GRAN LECCIÓN DE VIDA!!!!!!

Su alumno Carlos.