Novedades

Noticias y Campañas

¡QUE EL AISLAMIENTO SEA MOTIVO PARA ESTAR MAS UNIDOS!

LOS CPI EN CLAVE DE SALIDA

Hace unos días, Argentina cumplió 200 días de Aislamiento Social Preventivo Obligatorio (ASPO) o como se la denomina popularmente “cuarentena”. ¡200 días! es exactamente la cantidad de días de clase establecidos por la ley de educación y para dimensionar el alcance de este tiempo de aislamiento tenemos que imaginarnos un ciclo lectivo completo que se ha perdido, no solo a nivel escolar, sino también económico, laboral, social y afectivo.

Cuando iniciábamos “la cuarentena” decíamos que, si bien todos enfrentábamos esta crisis, no todos estábamos en el mismo barco, había en ese momento, y mucho más hoy, sectores sociales que no contaban con las herramientas necesarias y suficientes para hacer frente a la pandemia y sus devastadoras consecuencias.

Se aplicaron criterios sanitaristas y epidemiológicos por encima de cualquier mirada integral. Se impuso un relato único y autoritario que nos llevó a la falsa dicotomía de “cerrar es cuidar la vida” / “abrir es favorecer el contagio y la muerte” y asistimos así a la cuarentena más larga del mundo, con una curva de contagios y muertes crecientes, una economía en quiebra y una sociedad hastiada y sin poder sostener económica, social, afectivamente más tiempo de encierro y la incertidumbre de un horizonte que no asoma.

Nos encontramos a 200 días del ASPO y nuevamente tenemos que afirmar “no estamos todos en el mismo barco”; las brechas se han profundizado, creció el desocupación, la inflación sostenida y en crecimiento hace que los recursos económicos sean insuficientes, los planes sociales implementados no fueron transparentes y no incluyeron a todos los sectores golpeados por la crisis, las situaciones de violencia dentro y fuera del hogar han aumentado, la delincuencia golpea muy duro especialmente en los sectores populares; miles de niños quedaron fuera del sistema educativo (no solo por falta de conectividad); también se han abandonado tratamientos y seguimientos médicos, el cierre de pequeños comercios y pymes hace que el panorama sea desolador para quienes esperaban volver a trabajar.

Las consecuencias económicas, sociales, educativas, emocionales, sanitarias y comunitarias han sido más demoledoras que la misma pandemia y nos exige a toda la sociedad civil hacerle frente, bajando los niveles de intolerancia y enfrentamiento; superando las grietas políticas y culturales y dejando de actuar mezquinamente. Los que plantean que la única forma de seguir es continuar con el encierro o esperar que llegue la vacuna, mienten o al menos se niegan al diálogo y a poder así ampliar la mirada para dar paso a un abordaje integral de la pandemia.

El Gobierno de la Ciudad viene implementando desde hace ya algún tiempo un esquema de aperturas, especialmente en el sector económico productivo, que permite proyectar y planificar un futuro “más allá de la pandemia”.

Medidas como las salidas recreativas de niñas y niños, la posibilidad de realizar actividades deportivas al aire libre y en el último la utilización del espacio público como un lugar segurizante del encuentro familiar y comunitario en esta nueva normalidad, donde la lógica “cuídate mientras me cuidas” no exige necesariamente el aislamiento social, sino el encuentro cuidadoso y protector de quien quiere y valora al otro.

Desarrollo del trabajo de GES durante la pandemia.

Desde los Centros de Primera Infancia Gestitos, Casitas e Irqichay creemos que hoy más que nunca es necesario profundizar el acercamiento y acompañamiento a nuestrxs niñxs, familias, educadores y comunidad local.

Como señalamos hace un tiempo atrás, hoy afirmamos que es urgente instalar un nuevo tiempo, el tiempo de tejer esperanza y construir utopías, creyendo en la infancia y todas sus potencialidades, promoviendo a las familias y reforzando nuestro rol de educadorxs sociales.

Por eso, en este tiempo y más que nunca, nuestros 3 CPI deberán constituirse en espacios desde donde se anima y organiza la solidaridad y la esperanza. Y para que pueda ser así vamos a ir consolidando nuestra presencia y ampliando nuestro tiempo de atención en cada Centro, cuidándonos y cuidando, “porque el cuidado tiene que ver con la disponibilidad; estar disponible para ese otro más vulnerable”[i].

Es un tiempo para establecer, como señala Denise Najmanovich[ii],  el “cuidado como política” entendida como un tejido colectivo, plural y a su vez singular que potencia el buen vivir y las pasiones alegres, es un otro atento, disponible, que afecta y es afectado en el encuentro con los demás; que sostiene y es sostenido”.

En estos meses de ASPO como Centros de Primera Infancia nos hemos sostenido en cinco pilares fundamentales que seguirán siendo los que orienten este tiempo:

  1. La centralidad de lxs niñxs en todas nuestras acciones socioeducativas
  2. El rol de la familia como un aliado insustituible en nuestro trabajo
  3. La territorialidad como el lugar donde “lo posible se hace posible” trabajando en red con las organizaciones sociales y comunitarias
  4. El rol transformador de los educadores sociales y todo el equipo de trabajo y la capacidad de aprendizaje y adecuación permanente (especialmente frente a la emergencia)
  5. La Gestión Asociada con el Gobierno de la Ciudad, especialmente con el Programa de Primera Infancia

Las familias están siendo aliados insustituibles en nuestro trabajo

Durante estos 200 días hemos atravesado 3 fases, las cuales respondieron a la necesidad de dar respuestas a una realidad cambiante y compleja. Parafraseando a Loris Malaguzzi tuvimos que “tener que hacer las cuentas con poca certeza y muchas incertidumbres” y así podemos dividir este tiempo en:

  • Garantizar la seguridad alimentaria y el vínculo con las familias.

Con apoyo de los equipos de nuestros CPI y el Equipo del Programa CPI dimos orden y forma sistematizada a la entrega de mercadería, al contacto semanal con cada familia y fundamentalmente a poder seguir teniendo abierto los 3 CPI y garantizar la atención de las familias frente al nuevo escenario de aislamiento.

  • Implementar el Proyecto Socioeducativo en forma virtual, el contacto con niñxs y asistir a las familias en sus necesidades.

Pudimos planificar actividades, establecer un circuito de envío semanal de videos y actividades para lxs niñxs, hacer las llamadas semanales de seguimiento a las familias. Se continúo con la entrega de mercadería y se sumo el Ropero Solidario; también se proveyó de jabón líquido y otros insumos de limpieza y pañales.

  • Preparación para el retorno de lxs niñxs al CPI

Después del receso surgió la posibilidad que lxs niñxs (especialmente sala de 3 y aquellas situaciones con mayor vulnerabilidad) pudieran volver a los CPI en forma presencial; entendimos que para que esto fuera posible y mientras tanto ocurría esa posibilidad debíamos profundizar el proyecto socioeducativo y el vínculo con las familias.

Para que esto fuera posible comenzamos a elaborar el Protocolo de Regreso; Elaboramos un Cuadernillo de Actividades donde se ofrecía a las familias actividades diarias (formato impreso); entrega semanal de materiales didácticos y lúdicos; se continuo con los videos educativos y se agregó el contacto vía zoom.

Se comenzaron a trabajar sobre los espacios de los CPI, trabajando las salas y espacios comunes entendiendo el ambiente “como el tercer educador”.

Al Ropero Solidario se agregó la entrega de juegos y juguetes.

Se comenzó a planificar las reuniones de padres en forma presencial a fin de trabajar con ellos el posible regreso (esto no pudo llevarse adelante ya que hubo un cambio de escenario)

Ropero en el CPI Irqichay

Ropero del CPI Irqichay

En simultáneo durante estos 200 días se trabajó:

  • Con la Fundación Bunge & Born en un programa denominado “Crianza en RED”, destinado a familias de niñxs de 45 días a 2 años.
  • Con el Equipo Técnico de los CPI se reforzó el seguimiento de niñxs con necesidades especiales, acompañando situaciones de violencia de género y se intento fortalecer contactos con el ANSES.

Hay 2 elementos más que creemos importante señalar en relación al camino recorrido y que nos permite ampliar la perspectiva en la nueva fase que hemos decidido encarar (1) El trabajo articulado y permanente apoyo del Programa de Primera Infancia desde la Gerenta Operativa, hasta las Supervisoras y Equipos Técnicos y (2) el compromiso de los empleados de los CPI (referentes, educadores, equipo de cocina y limpieza y equipo técnico), de todo el personal solo 2 personas no han venido a trabajar amparándose en la licencia contemplada en el DNU.

Durante todo este tiempo los CPI pudieron garantizar que los CPI estuvieran abiertos 3 veces por semana 8 hs cada día. También se han abierto los espacios en días sábados y/o feriados cuando la entrega de mercadería así lo requería.

Alimentos proporcionados por el Gobierno de la Ciudad

Alimentos que se entregan semanalmente desde el inicio del ASPO

Como ya señalamos la Fase 3 que nos habíamos propuesto estaba vinculada con el regreso de lxs niñxs al CPI, entendiendo que iba a ser gradual, segmentada y respondiendo a los requerimientos de las familias y privilegiando a salas de 3 y niños con mayor situación de vulnerabilidad; esto finalmente no va a ocurrir ya en el 2020 o es muy difícil que pase.

En una reunión entre la Gerente Operativa y los Referentes de los CPI de la Red se nos comunicó que pese al esfuerzo que desde el Programa se hizo, a la necesidad de que se produjera el regreso y la presentación de los correspondientes protocolos, la imposibilidad de coordinar una acción conjunta con el Ministerio de Educación y la negativa desde el área educativa de abrir los centros, se tomo la decisión que hasta que finalice el 2020 no se retomara la actividad con niñxs en los Centros.

Materiales preparados por las educadoras del CPI

Cuadernillo de actividades propuesto por el CPI Irqichay

Este nuevo escenario nos interpela y convoca a resignificar nuestra presencia en las comunidades donde nuestros CPI están insertos; es preciso poder trabajar en equipo y junto a las familias para que esta decisión impacte lo menos negativamente en la vida de las familias y lxs niños. Es nuestra obligación reinventarnos, pensarnos proactivamente para dar respuestas. Tenemos la obligación de ofrecer alternativas a las familias y a lxs niñxs, verdaderos protagonistas de los Centros.

El agotamiento social, económico y afectivo que atraviesan nuestras familias y lxs niñxs nos exige reforzar nuestro compromiso para con ellos; por eso después de habernos reunidos con todos y cada uno de los equipos de los CPI Gestitos, Casitas e Irqichay; de haberlos escuchado en forma grupal e individual; de haber confirmado una vez más el compromiso que tienen para con nuestrxs niñxs, las familias y el Programa, hemos decidido poner en marcha esta 4° Fase que denominamos ¡QUE EL AISLAMIENTO SEA MOTIVO PARA ESTAR MAS UNIDOS! LOS CPI EN CLAVE DE SALIDA.

[i] Escuchar las infancias (Ed. NOVEDUC)

[ii] Epistemóloga. Doctora por la Pontificia Universidad Católica de San Pablo, Brasil, 2001. Máster en Metodología de la Investigación Científica, por la Universidad de Belgrano, Buenos Aires, Argentina, 1989