Novedades

Noticias y Campañas

UNAS VACACIONES DIFERENTES

No faltó espacio para correr.

Días de sol y calor, contacto con la naturaleza, jugar en la pileta, comida casera, jugar, jugar, jugar y dormir en carpas. Este puede ser el resumen de las vacaciones 2019 de los niños y niñas del Hogar Apapachar. De esta forma cambiamos el ruido de los autos por el de los pájaros, y el patio de juegos por carreras sin fin entre los árboles.

Para combatir el calor, nada mejor que jugar en la pileta.

Las carpas hicieron la delicia de los más grandes.

Compartir juegos es la mejor manera de establecer vínculos saludables

Los últimos días de febrero las mochilas cargadas de mallas y protectores solares se trasladaron, a una casa quinta en el partido de General Rodríguez, a pocos kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires. El micro desbordaba de alegría y entusiasmo y el ¿Cuándo llegamos? de los niños, se hacía canción con el popular “chofer, chofer, apure ese motor”. Los más grandes durmieron en carpas que ellos mismos armaron junto a los educadores, mientras que los más pequeños se repartieron en las habitaciones de la que por unos días fue la casa de verano de Apapachar.
La actividad al aire libre, los ratos de juegos, la pileta, el ambiente descontracturado y la compañía constante de los educadores consiguieron crear un clima festivo y generar momentos de mucha felicidad. En este contexto los niños pudieron fortalecer relaciones significativas con sus compañeros y educadores, desplegar su imaginación y fortalecer la amistad que los une.
Jugar, descansar y tener tiempo para la recreación no solo siguió garantizando a cada uno de ellos los derechos establecidos en la Convención de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, sino que fue un tiempo absolutamente necesario para que todos y cada uno de ellos fortalezcan y sigan desarrollando habilidades sociales tales como la empatía, la capacidad de disfrutar, de desafiarse y superarse, de crecer en libertad y confianza, la comunicación y la creatividad.
Asociación Civil GES agradece a todos aquellos que participaron directa o indirectamente en la organización y financiación de las vacaciones del Hogar Apapachar. Las anécdotas y complicidades de aquellos niños (y no tan niños que los acompañaron) serán recuerdos imborrables en la mente de todos.
Recordamos también la necesidad de continuar apoyando este proyecto, que busca fundamentalmente asegurar los derechos de las niñas y los niños que viven en Apapachar y restituir plenamente sus derechos, reinsertándose nuevamente en un entorno familiar adecuado.

No hubo tiempo para el aburrimiento, el tiempo acompañó y pudimos disfrutar de refrescantes chapuzones bajo el sol

Para colaborar con el mantenimiento del Hogar Apapachar, recordamos que podés apardrinar este proyecto en el siguiente enlace. ¡Es muy fácil! Hacé click y seguí las instruicciones:

Quiero ser Madrina o Padrino del Hogar Apapapchar